Un paseo alternativo por Segovia
Previous
RANDOM
Vall de Boí: Románico en el Pirineo
Next
Sitios donde ir

Un día en el Monte Saint Michel

Seguramente el Monte Saint Michel sea uno de los destinos más místicos, enigmáticos, misteriosos, atrayentes, idílicos, románticos, evocadores, alucinantes que existan en el mundo. Desde que empezara a considerarse como un lugar mágico y sagrado ya desde antes incluso de la aparición del cristianismo, fue convertido en un lugar de peregrinaje que cada vez ha ido atrayendo a un mayor número de personas. Las referencias para haceros un contexto sobre lo que vais a visitar son múltiples, pero en este reportaje vamos a aconsejaros qué podéis devorar con anterioridad para hacer que vuestro día en el Monte Saint Michel sea, si cabe, aún más inolvidable.

Si es que ya de por sí no es suficiente motivo de recuerdo el adentrarse en las murallas de Minas Tirithun-dia-en-el-monte-saint-michel-58-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-00-be-there-before

Empecemos con dos películas. Para que os las veáis en este orden: primero To the Wonder, de Terrence Malick. Es el director de entre otras de El Árbol de la Vida, así que ya os podéis hacer una idea de los impresionantes planos con encuadres y luces brutales que nos va a enseñar del Monte. No sale mucho, unos cinco minutos, y muy al principio de la peli, pero sí que nos valdrá para mostrarnos una secuencia idílica de imágenes que nos despertarán la necesidad de visitarlo.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-55-be-there-before

La segunda: Mindwalk. Esta peli está bastante bien. Es un continuo diálogo entre tres personas que se encuentran visitando el Monte Saint Michel y van exponiendo problemas existenciales del mundo, ideologías, formas de pensamiento, comportamientos humanos… Es para tragársela con calma, prestar atención a los diálogos y sobre todo disfrutar de todos los escenarios por los que van pasando, porque prácticamente se recorren la isla entera.

¡OJO! es para verla, una vez la hayáis visitado, porque os traerá muy buenos recuerdos el identificar las localizaciones y pensar “coño, ahí estaba yo cuando me pasó no sé qué…” o “esto otro cuando ocurrió no sé cuál…” Ya veréis cómo os resulta una experiencia interesante. Quizás os cueste un poco de trabajo encontrarla porque no se editó nunca en dvd pero bueno ya sabéis que internet es un gigantesco torrent de información y si os ponéis el parche en el ojo y os subís a La Perla Negra, seguramente encontréis el modo de haceros con ella, jijiji.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-56-be-there-before

Una banda sonora. Para que os la pongáis en el móvil en vuestros paseos por las empinadas cuestas medievales del conjunto mientras estéis flipando con las vistas. El proyecto con el que Ritchie Blackmore de Deep Purple, de vez en cuando publica un buen álbum con temática druida, Edad Media, caballeros, princesas y demás… La cantante, su mujer, una voz deliciosa y este disco, una maravilla.

Seguimos con Assassins Creed II, el juego al que tanto hemos hecho referencia ya en la web con varios artículos. Tanto en la Hermandad, como en el Revelations, tenéis disponible un mapa multiplayer que discurre en el Monte Saint Michel. Es cierto que es bastante poco fiel a la realidad por la necesidad de adaptarse al ritmo que un escenario multijugador requiere, pero oye, varias estancias sí que están recogidas bastante bien, así que nuestro reconocimiento. Se lo curran mucho estos de Assassins en cuanto a arquitectura y búsqueda de lugares realmente especiales. Por ejemplo otros mapas disponibles se desarrollan en la Piazza del Campo de Siena, el Panteón Romano, San Marcos en Venecia, el mercado de Florencia… incluso se pegaron una vacilada bastante elegante con la creación de una pantalla sobre La Alhambra.

Continuamos con el descubrimiento de un cómic: L´Histoire de Mont-Saint-Michel de Laurent Didot. Un título que con miras a este artículo nos lo compramos en la tienda de la propia Abadía -hay muchíííííísimo material interesante allí, ¡cuidado!- A ver, francés no tenemos ni papa, pero bueno al fin y al cabo por los dibujos es muy sencillo deducir lo que está ocurriendo y te dan unas pistas enormes de lo que está diciendo el texto. Todo lo que ha ido ocurriendo allí durante más de 2000 años aparece explicado.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-57-be-there-before

Y es que es así, no existe mejor manera para aprender Historia y cultura, sin que resulte un peñazo, que a través de cómics o novelas gráficas. Me imagino que todos habréis leído alguna vez a Astérix, pues ahí lo tenéis, el ejemplo más claro de a lo que me refiero. Seguro que todos conocéis qué es un sestercio o un pilum, qué ciudad tenía antiguamente el nombre de Lutecia o habéis oído hablar de Osiris y de Apis -miradme bien, soy un jabalí, soy un jabalí-, ¿verdad?

Y ya que estamos con los galos, y para ir entrando por fin en materia histórica, comentaros que el monte en sí, siempre ha sido considerado como sagrado. De hecho, monolitos precristianos paganos se erigieron en él en honor a Belenos -otra de las deidades de Astérix-, Dios del Sol, y precursor de las sucesivas edificaciones que se irían poniendo en pie durante los siglos venideros y que ya sabéis cómo de espectaculares han acabando siendo.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-04-be-there-before

Tenéis que haceros una idea inicial muy clara en vuestra visita de un día en el Monte Saint Michel: en cuanto crucéis el puente y paséis por la puerta principal, os trasladaréis a la Edad Media. Así de claro y así de tajante.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-13-be-there-before

Una Edad Media un “poco turística” sí, porque una vez dentro, aparte de la Abadía, sólo hay hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs… pero el caso es que tanto la arquitectura general, como la actividad comercial, es decir, estos servicios al peregrino que acabamos de citar, han venido siendo los mismos desde que el Monte se convirtiera en un centro de peregrinación en Europa a la altura de lo que podrían ser Santiago de Compostela o Roma. De hecho, el objetivo de Robert de Thorginy, el abad que impulsó esta idea de centro de peregrinaje para el público del continente, en torno al año 1160, era convertirlo en el Jerusalén de Occidente, ya que éste, como bien sabemos estaba complicado ser visitado al permanecer durante siglos en manos islámicas y porque el intento de recuperar los Sitios Sagrados a través de Las Cruzadas estaban siendo bastantes decepcionantes.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-11-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-10-be-there-before

Como en el resto de Normandía la forma más cómoda de movernos es a través del alquiler de un coche. Algo que además nos va a permitir pararnos cada vez que queramos por si al irnos acercándonos queremos hacer fotos espectaculares que llevarnos de recuerdo. Es bastante enigmático el momento en que divisas el Monte Saint Michel por primera vez muy a lo lejos. La mole impacta,  y a partir de ese momento, siempre lo vas a tener como punto de referencia en el horizonte siéndote bastante complicado apartarle la vista. Será tu faro a partir de ahora.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-59-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-02-be-there-before

Lo que pasa es que hay algo que debéis tener bastante claro: fotos, fotos, podréis hacer muchas, pero es bastante probable que os volváis locos buscando por las cercanías un punto ideal para conseguir esa imagen idealizada que seguramente tenéis en la cabeza -marea alta con la isla reflejada en el agua- y os va a resultar bastante complicada conseguirla. Sobre todo porque sólo hay dos formas de obtenerla: bien estando en un barquito, o bien desde el propio puente de acceso pero con la consecuente aparición de esta infraestructura y sin conseguir reflejo de ningún tipo.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-03-be-there-before

El principal problema es que para acercaros hasta el agua os vais a tener que adentrar en marismas o campos de hierba alta, por lo que es muy difícil llegar hasta la orilla. Sea como fuere, lo que os digo, no os volváis locos y empecéis a meteros con el coche por caminos difíciles, o vosotros mismos una vez que lo aparquéis, porque es bastante probable que de alguna u otra forma acabéis manchados de barro. A mí me ocurrió y me puse los zapatos bonitos… De todas formas, y como hemos hecho en otros reportajes, os vamos a adjuntar un google maps con todas las localizaciones desde donde están realizadas las fotografías del artículo por si os sirve de ayuda y queréis repetir y mejorar alguna de ellas. Pero eso, avisados quedáis. Tened cuidado.

En este vídeo os mostramos la llegada y os damos consejos iniciales sobre la visita.

La cosa es que el acceso al monte está bastante más organizado que hace unos años. Ahora debes estacionar el coche en un parking externo a la zona desde donde salen periódicamente lanzaderas gratuitas que te dejan en la entrada de la isla y, a partir de ahí, ya sólo nos queda el intentar movernos entre las grandes legiones de visitantes que invaden Saint Michel durante las horas centrales del día. Tened en cuenta que este monumento es el segundo/tercer destino turístico de todo el país -del país que mayor número de turistas recibe del mundo, ojo- por lo que ya podéis imaginar cómo se encontrará en hora punta.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-52-be-there-before

Nosotros lo sabíamos así que decidimos plantearnos la visita de forma distinta. Optamos por llegar a la tarde y pasar la noche en alguno de los hoteles que se encuentran dentro de la isla -concretamente en éste, Hötel Les terrasses Poulard– y visitar la Abadía muy temprano por la mañana. Y lo cierto es que no pudo ser más acertado…

un-dia-en-el-monte-saint-michel-12-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-14-be-there-before

Y es que es muy especial cuando a partir de cierta hora ves como poco a poco se va quedando el Monte Sant Michel casi por completo para ti y como, cuando la luz se va retirando, puedes pasear por sus calles sin nadie alrededor. Vas notando dentro de ti como la experiencia no puede volverse más mágica e inolvidable. Si además la acompañas de una música acorde al lugar, como la que os hemos recomendado al principio del artículo, la sensación es sin duda algo que no olvidaréis durante el resto de vuestra vida. Os mostramos un ejemplo en otro vídeo donde nos damos una pequeña vuelta por el interior de la muralla.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-30-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-32-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-31-be-there-before

Porque eso es otra, el quedaros hasta tarde no sólo os va a permitir contemplar el atardecer. También conseguiréis disfrutar al 100% de los dos estados de la bahía, con la marea baja y con la marea alta.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-33-be-there-before

O algo que también es espectacular, el sorprenderos con el cambio que sufre el monumento cuando llega la noche y se ilumina…

un-dia-en-el-monte-saint-michel-36-be-there-before

Después por otro lado tenemos el tema de las mareas. Lo que ha hecho mundialmente famoso al Monte Saint Michel y en base a lo que se ha cimentado su leyenda. Hoy día, la isla queda en muy poquísimas ocasiones incomunicada, aunque por lo visto sí que hay determinadas ocasiones en que se da el fenómeno y esto ocurre. Tienen mucho que ver agentes externos, como por ejemplo eclipses solares que provocan que las mareas se vuelvan más locas de lo normal. Como ocurriera en 2015, y como aprovechara el departamento de Turismo de Normandía para hacer este pedazo de vídeo para plasmar el fenómeno. ¡Bufff, qué nos gusta el poder de un dron!

El caso es que de diario no deberéis preocuparos demasiado por el tema porque en ningún momento os quedaréis aislados dentro del monte. Además al llegar siempre podréis consultar los carteles de aviso por anomalías, a lo que sumar por internet el averiguar el instante exacto en que la marea de nuevo se interna en la bahía y comienza a inundar los alrededores. Mientras tengáis esto bajo control, sois totalmente libres de aventuraros a pasear por las arenas, darle la vuelta a la isla o emular a los antiguos peregrinos y llegar a pie hasta la entrada… -aunque de nuevo, muuucho cuidado con el barro. Siempre hay partes donde es fácil quedarse atascado con el consiguiente barronazo-

un-dia-en-el-monte-saint-michel-08-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-09-be-there-before

Normandía tiene además ese clima tan particular y puñetero, pero tan sorprendente. Un tiempo que varía tanto que igual se pega todo el día lloviendo y cubierto, pero cuando llega la tarde noche y va refrescando, comienzan a abrirse los cielos y a aparecer rayos de sol a través de las nubes que empiezan a dibujar paisajes que no parecen terrenales. Si a eso le unimos las distintas terrazas y miradores que tiene el Monte Saint Michel a lo largo de toda la isla, pues nos da como resultado unas vistas acojonantes que nos harán dudar de si realmente las estamos contemplando.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-28-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-29-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-24-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-17-be-there-before

Y para muestra este vídeo desde el mirador principal del monunento y la serie de fotografías con las que nos deleitó la fuerza del Dios Belenos cuando consiguió abrirse paso y convertir en jirones al encapotamiento que hasta entonces se había instalado.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-27-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-21-be-there-before

FREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEDOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!!!

un-dia-en-el-monte-saint-michel-23-be-there-before

Tras la sobredosis mística de las últimas horas, toca retirarse y descansar para despertamos en una nueva mañana que dedicaremos a la visita de la Abadía porque aún nos queda medio día en el Monte Saint Michel. Para ello, cuanto antes mejor. Abren a las 9, pero si sois demasiado atrevidos podéis acudir de manera gratuita al servicio que los monjes que la habitan prestan en la iglesia. Para eso deberéis de estar allí a las 7 am…

Nosotros, por supuesto, pasamos de monjes y misas y fuimos a las 9. Como 9 fueron los euros que tuvimos que pagar para entrar, más 4 de una audioguía que alquilamos y que nos pareció una gran idea puesto que pudimos enterarnos de la gran cantidad de cosas que estuvimos visitando y de lo que allí fue sucediendo. Tranquilos que os lo contamos en éste y en los siguientes vídeos… (por cierto, como en algunas partes de esta grabación hay mucho viento, cuando éste se vuelve insoportable, lo hemos cambiado por musiquita random. Perdonadnos por ello, ya sabemos que habrá que tomar medidas para siguientes ocasiones).

Pedimos perdón de nuevo por lo infame del vendaval, vamos a pedirnos por reyes un pequeño micro a ver si solucionamos estos problemas, porque la verdad es que desmerece mucho todo. Bueno, tomamos nota y seguimos.

Como decíamos, todo el conjunto de la Abadía es un rompecabezas de construcciones que han ido superponiéndose una a la otra. Obviamente, cuanto más abajo, más antiguo. Lo que pasa es que fueron sucediéndose las renovaciones y muchas de las estancias fueron agrandándose según las necesidades y con esas transformaciones, muchas adaptaron el estilo arquitectónico que iba tocando según la época. Si os acordáis echadle un vistazo a las maquetas que están casi al principio de la visita. En ellas podréis ver claramente la evolución de toda la isla a lo largo de los siglos. Muy muy curioso.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-39-be-there-before

Es por eso que vamos a encontrarnos (que aún perdure) con construcciones puramente románicas como una cripta brutal cubierta con una bóveda de cañón de más de 9 metros de anchura que sigue intacta tal y como estaba desde hace más de 1000 años: el primer lugar donde se le hizo culto al santo. Y que como curiosidad -o gran putada- se convirtió en la estancia a la que los peregrinos que visitaban el complejo sólo podían acceder cuando había algún noble dentro de los muros de la Abadía. Llegaban, se metían, oraban y ale, media vuelta. La Iglesia y los grandes oficios para los señores…

Lo que sí que mola, pero mucho, es la forma en que se van interconectando todas las dependencias, porque vas pasando de una a otra a través de pasadizos, angostos rincones, pequeños patios, claroscuros, corrientes de aire que se cuelan, túneles, escaleras normales, de caracol, rampas… es que mola mucho todo eso. Desde luego pierdes casi por completo la orientación de donde estás, y por eso, pasear por todos esos pasillos interminables deseando girar una esquina a ver qué es lo próximo que te encuentras y te sorprende, te lo hace pasar como si fueras un verdadero niño.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-45-be-there-before

O el refectorio -donde los curas papeaban- que es un avance transicional entre el Románico y el Gótico con unas ventanas muy inusuales por lo amplio de su vano, que conforman una obra maestra que se estudia como lo que es: la obra que dio el paso de un estilo a otro.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-42-be-there-before

Otras zonas ya son claramente góticas como el coro de la Iglesia, el claustro de los monjes, el scriptorium o el gran salón de celebraciones -otra zona vip exclusiva para los mamones que ponían en práctica el derecho de pernada-. Poco os vamos a escribir de cada uno de ellos. Más que nada porque para eso están los vídeos que incluimos donde ya hablamos lo suficiente. Lo que sí que vamos a hacer va a ser enumerarlos y enlazaros a las grabaciones.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-48-be-there-before

El primero, la Iglesia. Un verdadero puzzle que por distintas necesidades ha tenido que ir conformándose con el tiempo. Y es que a este templo le ha pasado de todo. Desde caerle rayos, desde incendiarse, desde sufrir ataques continuados durante la Guerra de los Cien Años y hasta que yo lo visitara. Fijaos si ha tenido que sufrir el pobre en la vida.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-58-be-there-before

Bueno el caso es que como os explico en el vídeo, prácticamente todos los estilos están presentes en él y fruto de ello, quizás lo que más nos llama la atención sea su fachada principal de corte neoclásico -llego a tener dos buenas torres bien imponentes en su momento- que para mi gusto le desmerece bastante. Con lo que sí que supieron pegarse la sacada es con la aguja enorme que colocaron a mitad del S.XIX en el crucero y a la que corona una estatua dorada de Saint Michel que es un verdadero espectáculo. Muy bonita.

un-dia-en-el-monte-saint-michel-40-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-61-be-there-before

Tras haber visitado la Iglesia y el Claustro llegamos al gran salón de celebraciones. Una imponente mole gótica donde nos es muy fácil trasladarnos a un enorme festín con grandes mesas, bebida por doquier, música de trovadores, cortesanas y bufones y sobre todo comida, mucha comida… Un sitio donde podrían encajar perfectamente Obélix comiéndose un jabalí -bueno aunque en este caso no habría música de bardo alguno-, Enrique VIII compartiendo copa y otras cosas por debajo de la mesa con Ana Bolena y media familia Stark celebrando bodas de ésas que desde que te invitan sabes que no van a acabar demasiado bien…

un-dia-en-el-monte-saint-michel-43-be-there-before

Como habréis visto en el vídeo después de este gran salón de celebraciones accedemos a una de las estancias más impresionantes de todo el edificio: la Sala de los Grandes Pilares. Una habitación sobrecogedora que acoge las columnas que permiten que todo el coro gótico y la estructura principal de la iglesia se mantengan en pie. Los ingenieros de la época tuvieron que hacer estos enormes sillares para evitar que ocurriera como con la antigua parte románica anterior a ésta que provocó que se desmoronara por completo el crucero debido al peso. Desde luego viendo las poderosas columnas queda claro que esta vez se encargaron de asegurarse de que algo así no volviera a pasar…

un-dia-en-el-monte-saint-michel-44-be-there-before

Y para acabar con el recorrido por el interior, nos detenemos en el Scriptorium. El lugar habilitado para que los monjes sacaran copias de las obras que la Abadía albergaba en su interior o de los valiosos volúmenes que iban llegando en préstamo a través de peregrinos, otros abades de visita, nobles e incluso reyes. Por supuesto que estando allí sólo puede venírsete a la cabeza El Nombre de la Rosa y la descomunal biblioteca de aquel monasterio. O si no también el juego de ordenador de La Abadía del Crimen que sólo los más viejos del lugar recordarán… -grande Opera Soft-

un-dia-en-el-monte-saint-michel-46-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-47-be-there-before

Después de esto, salida a la tienda, y chimpún! se acabo la visita y casi casi nuestro artículo. Y es que como ya hemos escrito muchísimo por hoy y no queremos alargarnos más, nos despedimos con algunas fotillos chulas más del lugar y os descubrimos un pequeño secreto que el Monte guarda en su interior. La que seguramente sea la calle más estrecha del mundo. O al menos de las que yo haya pasado seguro.

Gracias como siempre y si tenéis algún tipo de pregunta o reflexión, no dudéis en dejarnos un comentario. Urbi et Orbi a totus!

un-dia-en-el-monte-saint-michel-49-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-16-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-50-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-07-be-there-beforeun-dia-en-el-monte-saint-michel-53-be-there-before

¿qué te ha parecido?
Me encanta
100%
Mola!
0%
Está bien
0%
¿Cómor?
0%
Buf, qué va, qué va
0%
Muy mal
0%
Javi Ponce
Redactor publicitario, estratega de marketing, responsable creativo, periodista de viajes, director de contenidos, dominio de WordPress y especialista en Comunicación 2.0. Todos esos títulos para resumir que soy un buscavidas y que siempre estoy dispuesto a aceptar un buen trabajo y a disfrutar colaborando en un proyecto interesante.
4 Comments
Leave a response
  • Conchita
    18 Julio, 2017 at 11:40

    Qué lugar más increíble!! Lo apunto en mi lista de destinos preferidos ;). Me ha recordado mucho a Carcassone, una ciudad en el sur de Francia que mantiene “casi” intacta la ciudad antigua, La Cité. Cuando entras por alguna de las grandes puertas que tiene la doble muralla, te transportas en el tiempo y puedes caminar por las calles medievales, admirar las casas, las plazas… y el castillo. Por descontado, también está lleno de turistas, bares, tiendas… No dudéis en coger la ruta guiada para comprender bien la historia de la ciudad. Enhorabuena por el post!!

    • Javi Ponce
      18 Julio, 2017 at 13:07

      Pues sí que se parecen sí, un montón además. Por lo que he leído parece que la reconstruyeron en el XIX para volver a ese toque medieval. Seguramente un caso parecido al Barrio de Santa Cruz/Judería en Sevilla, con el auge del Romanticismo y evocar tiempos y lugares. Una especie de teatrillo que, a pesar de eso, la verdad es que siempre son espectaculares y bonitos. Algo similar ocurrió en Saint Maló, ciudad cercana a St. Michel, aunque en esta ocasión la recuperación vino por los bombardeos que sufrió en la II GM. El lugar donde más se nota esta reconstrucción es en las vidrieras de la catedral, que no tienen dibujos tradicionales, sino una amalgama abstracta de colores. Qué repelente y sabiondillo me ha quedado esta respuesta, no?

      Gracias como siempre por comentar!!

  • Cristina Narbo
    18 Julio, 2017 at 22:14

    Gracias por la compilación de en información, es realmente como si ya hubiera ido, muy útil para preparar el viaje.

    • Javi Ponce
      19 Julio, 2017 at 10:16

      Gracias Cristina! Pero ahora tienes que ir eh, no vale conformarte sólo con el artículo… Disfrútalo!!

Leave a Response

COPYRIGHT © 2014 BE THERE BEFORE, LIC. CREATIVE COMMONS. FONTS BY GOOGLE FONTS. ICONS BY FONTELLO. Política de cookies: http://betherebefore.com/politica-de-cookies