Vall de Boí: Románico en el Pirineo
Previous
RANDOM
Islandia en 10 días (II): norte de la isla
Next
Sitios donde ir
Editor's Pick

Islandia en 10 días (I): sur de la Isla


Islandia es un destino de moda. Cosas como la caña dada a los banqueros y el cambio del sistema, el papel en la Eurocopa pasada, Invernalia de Juego de Tronos y, sobre todo ahora, los vuelos a precios Low Cost de Norwegian Airlines desde España, han convertido a la isla en uno de los lugares más demandados. Nosotros hemos sucumbido a sus encantos y fruto de ello os traemos estos dos artículos que plasmarán lo que pudimos vivir recorriendo Islandia en 10 días donde le dimos la vuelta al completo. ¿Estáis preparados?

Pues venga, gorro, guantes y orejeras porque empezamos. Poneos cómodos y relajaos porque os avisamos que tenéis para mucho mucho mucho rato. Aproximadamente como para una glaciación completa llena de información…

Sin duda este viaje por Islandia en 10 días ha sido una aventura bastante grande desde el primer momento. Porque los cuatro que íbamos lo teníamos claro. Queríamos ir hasta tan lejos con un objetivo claro: flipar con el paisaje que tanto habíamos visto en los millones de vídeos de Vimeo que existen sobre la isla.

Pero por encima de todo y sobre todas las cosas, nuestra meta principal se centraba en contemplar uno de los fenómenos naturales que más han podido fascinar al ojo humano a lo largo de toda la Historia. Por supuesto ése en el que todos estáis pensando: contemplar con nuestros propios ojos a la Aurora.

A la Aurora, a la Viktoria, la Ingrid, la Elsa… porque vaya vaya a las valkyrias que nos fuimos encontrando por aquellas tierras vikingas, ¡madre de Odín! ¡Viva la genética nórdica! :coti:

Y esto cuando ya nos estábamos marchando del garito…

Y bueno sí, a la Aurora Boreal también. A ésa también queríamos verla. Y para conseguirlo elegimos uno de los meses donde más probabilidades existen de encontrártela. Nos decantamos por ir en las primeras semanas de marzo, aún pleno invierno islandés… Es decir experiencia salvaje con cambios de tiempo continuos en los que sufrimos ventiscas, lluvias, y nevadas que se mezclaron con cielos despejados con una luz increíble que iluminaban paisajes blancos, blanquísimos.

Un clima adverso que a pesar de ello no provocó que nos encontráramos con muchísimo más turismo del que esperábamos en nuestro camino -chinos y españoles sobre todo- durante nuestro recorrido de Islandia en 10 días. Nos dio un poco de miedo y pena pensar cómo podría estar aquello de masificado durante los meses de verano. Y mira que es caro el país y la estancia, pero como decíamos antes, es lo que tiene ser uno de los destinos más de moda actualmente. Esperemos que el gobierno islandés sepa cómo ponerle un poco coto a esto para poder preservar la maravilla que tienen por tierra.

Vamos a empezar con la información útil. De momento vamos a deciros el material indispensable para combatir las temperaturas con las que os vais a encontrar en Islandia. El equipamiento necesario para no sufrir una hipotermia innecesaria.

Botas con Goretex, Calcetines térmicos, Pantalones de nieve, fundamentales e imprescindibles. Importante: los vaqueros sólo en la ciudad y con pantalones térmicos debajo. El motivo es que si se os moja el vaquero (nieve y lluvia más que probable) la lleváis clara durante el resto del día para que se seque: pulmonía segura. Camiseta térmica de manga larga. Guantes con Thinsulate. Jersey de punto. Braga gruesa para el cuello. Gorro cuanto más calentito y grande mejor, que tape las orejas. Y abrigo impermeable a ser posible de plumón y con capucha. La mayoría de ellos podéis encontrarlo en Decathlon a un precio bastante asequible: calcetines, camiseta térmica, pantalones de nieve, gorro…

Con estas prendas vais servidos sin problema. Pasaréis algo de frío en algún momento y calor en otros, incluso en un breve espacio de tiempo, como por ejemplo si estáis haciendo un trekking a un glaciar -os vais quitando/poniendo capas-, pero lo que es seguro es que nunca estaréis desprotegidos.

Y esto os vale si vais a visitar Islandia en 10 días como si lo vais a hacer durante sólo uno. Meteros en la cabeza una idea clara: allí va a hacer mucho más frío que en posiblemente cualquier otro lugar en el que hayáis estado anteriormente. Sobre todo en el norte donde el grajo sale de paseo con los topos.

Islandia se ve con coche. Alquilando uno y yendo a tu ritmo, parándote en medio de la nada porque simplemente un paisaje te invita a hacerlo. Aparte que ir contratando excursiones es extremadamente caro.

Así que nos plantamos ante dos posibilidades distintas de organizarnos nuestro viaje de Islandia en 10 días. ¿Alquilamos un 4×4, o alquilamos una camper que nos permita ahorrarnos algo en alojamiento? En marzo la respuesta es sencilla, 4×4 porque las temperaturas son demasiado elevadas como para ir con las campers por ahí (aunque alguna vimos) y realmente peligrosas porque puedes encontrarte muy fácilmente con carreteras heladas o enfangadas que pueden ponerte seriamente en peligro. Además, no en marzo porque hasta prácticamente verano están cerradas, un 4×4 te permitirá meterte por las F Roads. Las pistas que te darán acceso a las partes más salvajes y espectaculares de la isla: volcanes, campos de lava, las highlands islandesas…

Importantísimo consejo para los coches alquilados. NUNCA, PERO NUNCA ES NUNCA, LLENÉIS EL DEPÓSITO EN LAS GASOLINERAS. Es decir sí poned la cantidad que os dé la gana, PERO NO ELIJÁIS LA MODALIDAD LLENO CUANDO ESTÉIS REPOSTANDO. ¿Por qué no hacerlo? Porque el sistema de cobro de las gasolineras islandesas es muy raro y si no hacéis correctamente unos pasos, os harán un cargo en la tarjeta de unos 150€, como garantía prerrepostaje, que os hará rayaros muchísimo y os dará quebraderos de cabeza llamando a vuestro banco y tal y tal para ver si realmente os lo han cobrado, lo han devuelto, o no.

Es lo que le paso a uno de nuestros compis de viaje y la situación no fue muy agradable. Finalmente todo ok, pero para evitaros cualquier problema, en su lugar comprad en la gasolinera antes de repostar estas tarjetas prepago. Con la cantidad que os mostramos tendréis suficiente para un par de etapas. La metéis en la máquina en lugar de vuestra tarjeta de crédito y ale, a tirar millas tranquilos.

Vamos ahora con las recomendaciones para crearos un contexto para vuestro viaje por Islandia en 10 días. Os vamos a descubrir un libro, una peli y algo de música. El libro podéis empezarlo justo antes del viaje, para que comencéis a saborearlo mientras voláis hacia Islandia y lo disfrutéis al máximo en los tiempos muertos que os vayan apareciendo durante el recorrido. Se llama La Cruz Solar, de Ottar Martin. Es un thriller con ritmo en el que ha surgido un movimiento en Islandia que lucha por la preservación de las tradiciones del país frente a la invasión globalizada. Para ello deben de llevarse a cabo una serie de sacrificios a lo largo del norte de Europa y en algunos puntos clave de la isla…

La lectura es trepidante, pero lo que a nosotros nos ha gustado realmente es que se va localizando en muchos de los puntos de Islandia por los que vamos a pasar mientras estemos allí, así que lo disfrutaremos a tope porque nos sentiremos que formamos parte de la historia. Además el autor nos contará a través de la boca de sus personajes curiosidades históricas bastante amenas. Detalles de esos que nos gustan mucho como por ejemplo que Islandia es un país de alto índice de personas pelirrojas no debido a los vikingos, sino porque en su momento fue repoblado por irlandeses.

La peli: Bokeh. Un reciente estreno de este año con el que flipar a base de bien con los paisajes islandeses. De hecho está fuertemente apoyada por el ministerio de turismo, y no nos extraña, porque las localizaciones que aparecen en el film están muy muy bien escogidas. En el argumento, una pareja americana de viaje por la isla se despierta un día en una situación demasiado rara: no hay ni un alma por la calle y parece que son las únicas personas que quedan en todo el mundo…

Os la recomendamos ver una vez hayáis vuelto del viaje. Nosotros la vimos a las dos semanas y nos sorprendió muchísimo reconocer la mayoría de lugares en los que habíamos estado en nuestro recorrido por la isla. No sólo eso, incluso reconocer cómo los protagonistas visitaban alguna de las tiendas y bares en los que habíamos entrado muy poquitos días antes en Reykjavik. ¡Si es que hasta aparecen los supermercados y sus yogures islandeses!

Esta película es 100% Islandia, no os la perdáis.

Como música que podéis ir escuchando para crearos un aura mística mientras vais conduciendo, sin ningún tipo de duda podéis elegir a Sigur Rós, quien os aportará unas melodías que os harán vivir momentos mágicos cuando el sonido se vaya mezclando con el paisaje. Apuesta segura.

Pero como a nosotros nos gusta el riesgo os vamos a recomendar especialmente una banda sonora. La de un videojuego llamado Brothers: A tale of 2 Sons que, al igual que él, es una auténtica maravilla. En ella, la voz principal basa su presencia en el canto tradicional nórdico del Kulning. Una escala aguda utilizada normalmente para atraer al ganado desperdigado por los pastos. Muy muy evocadora. De hecho durante el viaje, en momentos puntuales, nos la fuimos poniendo en el altavoz portátil que llevábamos con nosotros y ni os imagináis las sensaciones resultantes. Como cuando alcanzamos el glaciar de la foto principal del artículo. Brrr, piel de gallina… :cantarin:

Empecemos con el viaje en sí de una vez. Como en tantas otras ocasiones os enlazamos a un google maps que contiene todas las localizaciones que iremos comentando en los artículos. Os vendrá muy bien para planificaros el recorrido. Observaréis que hay sitios marcados en el mapa que finalmente no visitamos. Normal, no es lo mismo planificar sobre el papel que una vez estando allí y darte cuenta de las distancias reales y el tiempo disponible. Nuestro consejo: marcaos unas metas asequibles y disfrutad en todo momento del sitio en el que estáis. Dejad el stress por ver qué es lo que viene después para cuando estéis en el sofá de casa viendo la nueva temporada de Juego de Tronos.

https://drive.google.com/open?id=1rAXbMyxImvvRSs60ggviNCVmBWI&usp=sharing

Seguramente empezaréis pasando al menos un día en Reyjkavik. Muy buena opción si la visitáis en un día de fin de semana. La capital islandesa tiene una marcha impresionante y, como aquí, la gente empieza a salir bastante tarde; en torno a las 23 horas o así. Por lo que tras daros una vuelta y ver un poco la ciudad os recomendamos que os vayáis al apartamento que hayáis alquilado y haced allí botellón. Más que nada porque con los precios de los pubs donde la cerveza cuesta alrededor de los 10€ y los chupitos 8€ ya me diréis cómo si no, se plantea uno la noche…

También os aconsejamos que pilléis alojamiento por la zona del centro, cerca de la catedral a ser posible. Tendréis a tiro de piedra todos los sitios de marcha así como los puntos de interés de la ciudad. Puede ser más caro que otros lugares cierto, pero si salís por la noche seguramente la cantidad de pasta que tengáis que pagar por el taxi para llegar al centro cubra de sobra la posible diferencia. Repetimos: Islandia es surrealistamente caro.

Un lugar bastante interesante para obtener una vista general de Reyjkavik es Perlan. Un edificio circular que se encuentra en lo alto de una colina y del que obtendréis una panorámica 360º de toda el área metropolitana. Para empezar a tomar contacto con la ciudad no está nada mal.

La catedral es otro de los sightseeings. -No es la catedral en realidad, es simplemente una iglesia, pero seguro que así os es más fácil recordarla- No sé a vosotros pero a mí esta construcción siempre me había llamado mucho la atención cuando la había visto en fotos y poder estar junto a ella en persona pues me gustó especialmente. Con esa imponente estatua a sus pies de Leif Eriksson, quien como su propio nombre indica y como diría Gandalf, es hijo de Erik el Rojo. Hay posibilidad de subir a la torre mirador, el edificio más alto de la isla (pagando claro) pero no sé, creo que las vistas no diferirán excesivamente de Perlán que, recordemos, es gratuito.

SUPERCONSEJO: En las inmediaciones del edificio, al estar muy próximo a la universidad, hay una zona de párking gratuito. Ya sabéis donde tenéis que intentar aparcar en caso de que no dispongáis de plaza para dejar el coche alquilado y os alojéis por la zona.


También interesante es la escultura del Viajero Solar –The Sun Voyager la representación del barco con el que llegaron los primeros habitantes de la isla. Una oda al sol que guía al hombre a las promesas de un territorio sin descubrir, un sueño de esperanza, progreso y libertad… -Hay que ver la wikipedia macho, cuando quiere es capaz de tocarte el corazoncito, snif- Se plantó allí en 1990 en conmemoración de los 200 años de la fundación de Reyjkavik y es del artista Jón Gunnar Árnason. Este hombre debe de estar bastante reconocido porque en Akureyri, la segunda ciudad islandesa situada al norte, vimos otra figura de estilo similar. Ya os la enseñaremos en el segundo reportaje.

Pero como decimos, lo que realmente merece la pena de Islandia no es la capital, sino la isla y su naturaleza salvaje. Y ésta ya nos dio una pequeña pista de lo que nos íbamos a encontrar en cuanto nos alejamos escasos kilómetros del centro.

Vamos a empezar con una curiosidad geológica. Islandia es una isla que se encuentra entre la unión de las placas tectónicas de Eurasia y Norteamérica, por lo que en algunos lugares puedes ver la cicatriz que marca la fisura, pasear por ella y literalmente estar en esos instantes entre dos continentes o lo que es aún mejor, cruzar a uno y volverte al otro en apenas unos segundos. Quizás os parezca una soberana gilipollez, pero lo cierto es que a nosotros nos pareció una oportunidad única superemotiva que no podíamos dejar escapar de experimentar: cruzar el Europa – America Bridge.

Y es que geológicamente hablando, Islandia es un espectáculo. Se supone que es la “tierra” más nueva de las que han emergido estando desarrollada en términos de escala de formación terrestre, varios centenares de miles de años a la época actual  -Aviso: algunos de los datos que contienen este artículo pueden no ser ciertos y/o ser inventados. Y eso lo sabe el 14% de la gente-. Siendo por ello un auténtico hervidero de fuerzas geotérmicas que dictan la fisonomía islandesa.

Muy cerquita de este puente entre continentes se haya un ejemplo muy claro de esta fuerza que emana desde dentro de la tierra. Una zona de erupciones subterráneas de vapor de agua que muestran este poderío con temperaturas en la superficie terrestre cercanas a los 100º.

En las que os quedaréis con la boca abierta con una pequeña prueba de la fuerza que demuestra el subsuelo islandés.

Este poder energético es algo que ha sabido muy bien aprovechar el país para convertirse en una de las pocas naciones autosuficientes que existen en el planeta. Por toda Islandia se reparten estaciones de aprovechamiento de energía geotérmica que logran esta gran hazaña. -Aaaay la de sol que hace en España y la de secarrales que tenemos- Aunque no os creáis porque algún inconveniente tiene que tener esto… y es que por ejemplo en los grifos de Reyjkavik, cuando das paso al agua caliente -que sale hirviendo casi al instante- ésta viene acompañada de un tufo a huevos podridos ligado al azufre que no resulta muy agradable. Al punto en que te estás duchando y no sabes si vas a terminar oliendo incluso peor de lo que entraste.

Es algo que os explicamos en el primero de los vídeos del artículo. En él os mostramos uno de los hitos más famosos de los que componen el Circulo Dorado islandés: Geysir. Que cómo bien habéis adivinado es un géiser y que imaginaos si debe de ser grande que es el que le dio nombre al resto de géiseres del planeta.Digo imaginaos porque hoy en día está inactivo. :enfadao2:

Llegaba a alcanzar los 80 metros de altura y como no tenía una periodicidad continua, algunos lumbreras decidieron animarlo echándole “vigorizantes” como jabón y productos químicos para intentar activarlo. Esa mezcla y que los turistas echaban mierda a la charca acabaron por terminar de embotarlo y actualmente es eso, una extensa laguna de 20 metros de diámetro. Yeah! 10 puntos para el ser humano… :facepalm:

Lo que podemos observar hoy es a Strokkur, su hermano menor que se encuentra a unos 400 metros y que cada cinco minutos alcanza una altura de unos veinte. Que tampoco está mal…

  

Pasemos del agua que aparece del subsuelo a aquella que recorre la superficie. Otro de los espectáculos que podréis disfrutar durante vuestro viaje por Islandia en 10 días, son las cascadas. Literalmente son incontables y cada muy poco en el camino os encontraréis con alguna. En este artículo por el sur nos vamos a quedar con tres. Las tres preciosas y las tres bien merecen la pena la visita.

La primera de ellas Bruarfoss, la cascada azul. Una maravilla de un color azul brillante increíble. Tiene un pequeño hándicap hay que andar un poco para encontrarla, unos 20-30 minutos desde el punto más cercano en el que se puede dejar el coche. -Recordad que tenéis todas las atracciones que aparecen en el artículo en el google maps que os hemos puesto un poco más arriba- Además puede que el camino sea un poco difícil estando embarrado si, como a nosotros, os cae una miniventisca de aguanieve diez minutos antes de llegar. Así que cuidadito con los resbalones. Aún así, os merecerá la pena.

La segunda Gullfoss: la joya de la corona. Un gigante de más de 3o metros de altura compuesto por dos saltos de 11 y 21 metros y casi 2’5 kilómetros de largo. Impresiona y mucho. Tanto que durante la primera mitad del S.XX fueron varios los proyectos que se plantearon para aprovechar su poderosa energía de forma hidráulica.

Un destrozo que sin duda habría machacado la maravilla actual y que gracias a Odín nunca llegó a producirse. Afortunadamente al final sus dueños -sí, los que poseían las tierras por donde discurre- la vendieron al estado islandés y a partir de ahí fue protegida, esperemos, que para siempre.

La tercera Seljalandsfoss, la más mágica. La más especial porque es de las pocas que existen que podemos rodear y pasar por detrás de ella. Una de esas cosas que desde pequeñito habías visto en los cómics, dibujos y pelis de aventuras y que aquí, aunque no accediéramos a ninguna cueva oculta que nos llevara a una civilización milenaria perdida, por fin es algo que pudimos hacer al menos una vez en nuestra vida.

Nuestra recomendación es visitarla a última hora de la tarde y tratar de llegar con el sol a baja altura. Está orientada al oeste y si coincidís con un día despejado los efectos del agua y los rayos de luz son de fantasía pura. Lástima que nosotros llegamos ya con el sol sin apenas fuerza y con bastantes nubes. Por poquito, pero no fue suficiente, aún así, la disfrutamos y nos mojamos de lo lindo. ¡No os perdáis el vídeo!

¡Pausa para publi! En este corte os mostramos un par de paisajes randoms de Islandia que os encontraréis a lo largo de la Ring Road. Como os contábamos, no os cortéis en pararos y disfrutad de todo lo que os rodea.

Playa volcánica con los trolls de Reynisdrangur en el pueblo de Vik.

Campos de musgo de Eldhraun.

Y acabemos con el tema de las aguas con aquellas que caen del cielo y se almacenan en Islandia. Es el turno de los glaciares… Hicimos tres grandes actividades en estos 10 días en Islandia relacionadas con ellos. Vamos a empezar con la primera. La que a la postre se convertiría en uno de los grandes momentos del viaje y que sin duda os animamos a todos a repetir.

Se trata de un trekking para encontrarnos con una de las panorámicas que más os va a impresionar en toda vuestra vida. Vamos a ir a la caza del glaciar Skaftafellsjökull. Para ello, siguiendo nuestro camino por la Ring Road, debemos de dirigirnos al acceso del parque nacional de Skaftafell y aquí, tomad buena nota: hay dos aparcamientos distintos.

El primero de ellos lleno de casetas desde donde salen distintas excursiones con las que recorrer a pie el glaciar por su superficie. Pasad de éste. Dirigiros al siguiente y empezad desde allí el recorrido buscando la primera catarata. No tiene pérdida porque se empieza a oír desde prácticamente el inicio del camino. Pues bien, una vez pasada esta primera, buscad la siguiente cascada que reconoceréis fácilmente por su formación de basalto. Y sin llegar a bajar hasta ella estad atentos al camino que se bifurca hacia la derecha, porque AQUÍ ES DONDE EMPIEZA EL SENDERO QUE OS LLEVARÁ HASTA EL GLACIAR. Recordad, NO BAJÉIS A DONDE APARECEN LAS PERSONAS DE ESTA FOTO, id hacia el sendero previo de la derecha.

Tras unos 45 – 60 minutos de marcheta, depende del ritmo, y siempre orientando nuestra marcha hacia el noreste, llegaréis al objetivo. Y ahí es donde vuestra cerebro implosionará, vuestros ojos se tornarán azules y vuestras melenas rubias. Es más, hasta os crecerá pelo si no lo tenéis. Estaréis ante las mismas puertas del Valhalla. :eek:

Pocas palabras más, sólo fotos y un vídeo donde os lo mostramos en todo su esplendor. Deleitaos…

¿Increíble, verdad?

Nos pasó una cosa curiosa además. Decidimos quedarnos a comer allí y se empezaron a alinear los planetas. Coincidió que llegó un momento en que nos quedamos completamente solos en el mirador, el viento desapareció, el sol salió iluminándolo todo y el silencio absoluto hizo acto de presencia. Y ahí fue cuando realmente supimos que en ese momento éramos los reyes del mundo. Como Leonardo DiCaprio pero con más cantidad de hielo todavía.

Seguro que sabéis a lo que me refiero y alguna vez habéis vivido. No muchas, quizás 3 ó 4 en la vida a lo sumo. Pues bien, ésta sin duda fue una de ellas. Para los curiosos os contaré que las otras dos fueron en un botellón amaneciendo en un penthouse de Long Island con vistas a la zona de la calle 42 de Manhattan: el East River, el edificio de la ONU, Chrysler Building, Empire State… -vaya papa que llevábamos ahí, mon dieu-. Y la otra, una mañana a primera hora donde compartí el Niágara a solas con otra persona.

Si tenéis la suerte de experimentar algo así con esta vista aprovechad y haceros la foto con la que humillar a cualquier intento de postureo en instagram de vuestros contactos. Sin lugar a dudas os habréis pasado internet.

Por último no os volváis por el mismo sendero. En esta ocasión buscad el que discurre más pegado al “precipicio” y disfrutad en todo momento de las maravillosas vistas que tenéis ante vosotros. Este camino os dejará más o menos en el primer aparcamiento que comentábamos. De ahí la importancia del orden y empezar ruta en el segundo. No os equivoquéis.

Por fin nos estamos acercando al final de este primer reportaje de Islandia en 10 días. Y vamos a acabarlo a lo grande. Con otra de las actividades que teníamos marcadas en la planificación como álgida. O más bien gélida, porque reservamos una excursión para entrar en… UNA CUEVA DE HIELO AZUL. Grutas que se forman debajo de los glaciares por el discurrir de los ríos y que se van formando poco a poco por el deshielo. Un agua pura y helada que incluso podréis probar porque suele filtrarse a través de las paredes de la cueva en forma de chorrito. Nosotros lo hicimos, convirtiendo a la experiencia álgida en la consecuente degustación de algidoles. -Joé qué malo :elrisas: -.

Lo cierto es que es una excursión bastante bonita y sin duda única. Lo malo es el exagerado precio que hay que pagar por lo que finalmente ofrece. La reserva nos costó cerca de 180 euros por persona por unas 2-3 horas de actividad. Es cierto que es espectacular una vez estás dentro, pero también es cierto que las cuevas siempre son más pequeñas de lo que te esperas y que hay muchísima más gente de lo que te gustaría.

Comienza en el área del lago Jokulsarlon, un lago donde desembocan los témpanos de hielo que va desprendiendo el gran glaciar islandés y desde el que te llevarán, en unos coches monstruosos, hasta las puertas de la gruta. Una vez en ella se van alternando los diferentes grupos de personas llegándose a juntar perfectamente dentro de la cueva unas 40 personas.

Y ya sabéis cómo va esto: todos durante los 40 minutos que estás dentro a ver quién se hace el mejor selfie, foto, vídeo pal instagram, etc, etc… en fin. Pero bueno, a poco que te lo propongas, te puedes ausentar un poco de la situación y darte un poco cuenta de donde realmente te encuentras: debajo de capas de hielo que se han ido prensando durante siglos y que han ido capturando burbujas de aire. Es tal la presión que ejercen que consiguen esos azules intensísimos que podéis ver en las siguientes fotos.

¿A qué estáis deseando ver un vídeo de las cuevas por dentro? ¡Jejeje, deseo concedido! :number1:

La visita acaba devolviéndote al punto de recogida, aunque antes os harán una pequeña parada en uno de los puntos más fotogénicos de toda la zona. Unas vistas sobrecogedoras en las que puedes hacerte una idea aproximada de las dimensiones que tiene este gigante de hielo que se encuentra antes tus narices.

O quizás no, porque realmente las dimensiones son colosales, mucho más que lo que tus ojos pueden llegar a ver. La superficie total que abarca el parque nacional que ocupa el gran glaciar de Vatnajökull es de unos 8.000 km cuadrados. Exactamente lo que mide la totalidad de la Comunidad de Madrid.

Como decíamos uno de las principales puntos de desembocadura de esta monstruosidad es el lago Jokulsarlon, un extenso espejo de agua donde se depositan todos los témpanos de hielo que se van desprendiendo del glaciar. Este proceso da como resultado una estampa ártica en la que miles de pequeños icebergs pueblan el agua. Y que aparte de en fotos os mostramos también en vídeo.

Sin duda fue otro de los momentos cumbre de nuestro viaje a Islandia en 10 días. Con esa magnitud, ese silencio, el buen día que nos salió y las imágenes e imágenes que el lago nos regaló para mantener para siempre en la retina de nuestra tarjeta SD.

¡Y atentos todos! No os podéis ir de este lago sin visitar la playa que está justo al lado de él. Es la playa donde se encuentra la desembocadura del lago y por la que todos esos témpanos que estáis viendo acabarán saliendo al mar. Lo bueno es que la gran mayoría acaban varados en la arena y podemos acercarnos sin problema para tocar estos enormes bloques de hielo. Otra de las experiencias que más ilusión nos hizo de todo el viaje. Y cómo veréis en algunas caras, a todos los que por allí se aventuraron…

Con estas fotos damos por finalizado el primero de los artículos. Permaneced atentos porque en pocas semanas publicaremos el segundo de este viaje a Islandia en 10 días. En él nos centraremos en el norte de la isla, donde de verdad supimos lo que era el frío. Y vaya si lo supimos. Vaya frío…

¡Hasta entonces relax y disfrute! Bless!

Editor's Pick
¿qué te ha parecido?
Me encanta
92%
Mola!
8%
Está bien
0%
¿Cómor?
0%
Buf, qué va, qué va
0%
Muy mal
0%
Javi Ponce
Redactor publicitario, estratega de marketing, responsable creativo, periodista de viajes, director de contenidos, dominio de WordPress y especialista en Comunicación 2.0. Todos esos títulos para resumir que soy un buscavidas y que siempre estoy dispuesto a aceptar un buen trabajo y a disfrutar colaborando en un proyecto interesante.
6 Comments
Leave a response
  • Conchita
    13 julio, 2017 at 12:59

    Joooo…. Qué envidia sana me dais!! Menudos paisajes tan espectaculares y qué sensaciones tan increíbles habréis vivido. Me he quedado con ganas de ver las auroras boreales (las auténticas), pero imagino que lo habrás dejado para el final… Para hacernos la boca agua 😉 Espero con impaciencia la siguiente entrada. Seguid así!!

    • Javi Ponce
      13 julio, 2017 at 14:47

      Muchas gracias y encantadísimos de que te haya gustado tanto! mmm… no podemos adelantar nada respecto a la señora Aurora. ¿Aparecería no aparecería? Esto es como la niña de la curva… ¡Hagan sus apuestas!

  • rafalamet
    14 julio, 2017 at 11:46

    ¡Espectacular! Me han entrado hasta ganas de ir, y eso que yo no soy muy de frío… Enhorabuena, Javi!!

    • Javi Ponce
      14 julio, 2017 at 13:35

      Gracias Rafa por tus palabras!! Aunque ahora mismo con la morterá que está cayendo en Sevilla ¿a quién no le entran ganas de darse un paseíto por esos glaciares, no? ¡1 abrazo!

  • 14 julio, 2017 at 15:02

    Que pasada de fotos !! Nosotros fuimos en Junio, y aparte del temporal y la lluvia que nos cayó el paisaje varía bastante … por ejemplo, en la playa donde encontrasteis trozos de hielo, nosotros poco más que encontramos algún cubito para el cubata, jeje.

    GRACIAS por el mapa que compartes, nos salvó el viaje y nos descubrió cosas con las que ni siquiera sabíamos que existían.

    En junio la señora Aurora estaba de vacaciones, pero al menos pudimos ver “El Sol de Medianoche” que no es más que poder hacerte la cena a las 12 de la noche con el sol de fondo.

    Estaremos atentos a tu post de Islandia por el norte!

    • Javi Ponce
      17 julio, 2017 at 21:38

      jejeje, bueno en verano con todo verde también tiene que ser espectacular, aunque es verdad que todo blanco por lo inusual es algo superevocador. Quizás algo más que poder usar el camping gas a las 00 sin usar linterna, jejeje.

      Dentro de poco publicaremos la segunda parte, a por ella!

Leave a Response

COPYRIGHT © 2014 BE THERE BEFORE, LIC. CREATIVE COMMONS. FONTS BY GOOGLE FONTS. ICONS BY FONTELLO. Política de cookies: http://betherebefore.com/politica-de-cookies